Seleccionar página

Mazatlán._ El último bastión de las seis finales que Venados de Mazatlán disputó en fila a partir de 2004 ha decidido colgar los spikes en el escenario de sus grandes noches invernales.

Walter Silva decidió poner punto final a su larga y exitosa trayectoria en la Liga ARCO Mexicana del Pacífico con una última apertura con Venados de Mazatlán, equipo que le abrió las puertas hace 18 años.

El originario de Mazatlán recibió la pelota para disputar su encuentro 212 y abrir su juego 182, en el cual se mantuvo por espacio de 1.1 entradas, en donde logró su último ponche, siendo su víctima Japhet Amador. Su labor se complementó con una carrera y tres imparables.

Pero la fiesta para el apodado «Manaco» no terminó ahí, ya que en la quinta entrada vio como el número 39, el cual portó en su paso por Venados, fue retirado de la organización para unirse al de las otras leyendas del club porteño. Al lado del mazatleco estuvieron su esposa Mónica, así como Ismael Barros, presidente Ejecutivo de Club Venados, el presidente del Consejo de Aministración de Club Venados, Antonio Toledo Ortiz, ; Édgar Quintero, ex pelotero y representante del Salón de la Fama del beisbol mexicano, y Julio Cascajero, director del Instituto Sinaloense del Deporte de Sinaloa.

Posteriormente, el lanzador derecho realizó una transmisión en vivo al lado de los directivos de Club Venados para recordar brevemente todo lo vivido en su paso por el equipo porteño, así como agradecer a todos los aficionados por su apoyo.

Ahí mismo, Juan Carlos González Íñigo, Asesor de la Presidencia del Club Charros de Jalisco, le hizo entrega de un jersey conmemorativo elaborado especialmente por el club tapatío.

Walter Silva se va del beisbol invernal mexicano con récord de 68-69 en ganados y perdidos 212 juegos disputados, dejando una efectividad de 3.66 en 1060.1 entradas, en las que ponchó a 659 rivales.